Casas danesas: encuentro con la naturaleza

La última entrega de nuestra serie en colaboración con Danske Boligarkitekter nos trae un proyecto realmente innovador. Perdiéndose en medio de la naturaleza, bañada por luz natural y con vistas al océano, esta vivienda es un refugio donde aprovechar el aire libre y las vacaciones en familia: tales fueron las peticiones que hizo la familia a la arquitecta Lotte Elkiær, a cargo del proyecto de esta morada en Rørvig – a poco más de una hora de Copenhagen, en la región de North Zealand.

Foto: Danske Boligarkitekter.

Foto: Danske Boligarkitekter.

 

Todo exhala naturaleza, desde la fachada de cedro plateado hasta la madera que reviste el interior de la casa. En el entorno rebosante de vegetación crecen todos los pinos habidos y por haber de extremo a extremo de la parcela.

La antigua casa de veraneo de la pareja también se encontraba en la región, pero a medida que la familia fue creciendo vieron la necesidad de invertir en un lugar más amplio. Karen y Thomas hallaron en Rørvig el lugar perfecto donde pasar sus vacaciones con sus tres hijos. El hecho de conocer la región al dedillo y haber elegido una profesional de confianza, la arquitecta Lotte Elkiær, del estudio Elkiær+Ebbeskov, hizo que el proyecto de la casa nueva fuera viento en popa. En efecto, los puntos estratégicos de salida y puesta del sol, las zonas de más sombra e incluso los cambios de coloridos estacionales eran factores ya conocidos.

Las diferentes alturas de techo aportan dinamismo a la gran estancia común, mientras el techo rebajado que comunica la cocina y el comedor entrega un ambiente íntimo. La cohesión del todo se aprecia en el material empleado en las paredes interiores y, a su vez, las estanterías empotradas ponen a disposición inmediata los objetos más usados por la familia. Incluso en los inviernos más duros, la chimenea y el suelo climatizado acogen a los huéspedes de forma mucho más agradable y reconfortante.
Foto: Danske Boligarkitekter.

 

Valoramos mucho el hecho de que esta región está rodeada por la naturaleza. No queríamos sólo una casa con un jardín sino una casa donde la naturaleza a nuestro alrededor pudiera crecer libremente. Eso también nos permite mantener esta increíble vista al mar.

Buena parte del día, el sol llega a la zona posterior de la casa, por lo que Elkiæer tuvo que ingeniárselas para sacarle partido a la luz natural siempre respetando la vista despejada al océano y la vegetación de las inmediaciones. Entre las sugerencias de la arquitecta, se barajaron algunas opciones decisivas: un espacio para huéspedes aledaño a la casa principal o una sala de estar en la que pasar momentos en familia.

Rørvig es conocida por ser una región idónea para las casas de veraneo, con su costa amplia y abundantes reservas naturales. Atisbos del paisaje natural se van revelando a través de los grandes ventanales de la casa, dando protagonismo a la naturaleza en este escenario. La idea de Elkiær está plasmada desde el primer encuentro con el acceso principal: su gran desafío fue aprovechar la luz del sol que sale por la parte posterior de la casa.
F
oto: Danske Boligarkitekter.

 

La casa fue diseñada a modo de cajitas individuales para lograr un ambiente más intimista. Esta propuesta contrasta con la de la gran área común que además está completamente revestida de madera. Aquí puedes relajarte y a la vez contemplar el paisaje natural exterior.
Foto: Danske Boligarkitekter.

 

Las múltiples ventanas permiten ampliar nuestra visión desde todos los ángulos de la casa y también sentir la luz del sol atravesando los cristales.” Para la arquitecta, la solución ideal sería aquella que respetara la geografía original del terreno. “Esta era la mejor de las opciones y con más desafíos. La casa fue ideada como una serie de cajas abiertas, casi un espacio exterior pero techado. No hay jerarquías. Es un espacio abierto y lleno de transparencias. La gracia era que, al llegar a la casa, la vista atravesara la construcción hasta dar con el mar”, explica Elkiær. “Me di cuenta de que se podían pasar momentos agradables tanto en el interior como en el exterior de la casa, y que uno, incluso dentro la casa, tiene la sensación de estar en contacto con la naturaleza.”

 

A través de puertas plegables, la cocina se integra completamente al ambiente exterior. La terraza está preparada para recibir el sol de las tardes calurosas del verano y linda con el pasto que crece salvaje a su alrededor. La isla de la cocina está revestida de la misma madera de pino que decora las paredes de la estancia.
Foto: Danske Boligarkitekter.

 

Los residentes nunca pierden el proyecto paisajístico de vista gracias a las vidrieras que cierran la gran zona común, decorada por la familia con una temática que no se ciñe a un patrón determinado. La naturalidad de los objetos depositados en sus espacios sigue el mismo ordenamiento del exterior, sin pretensiones.

Quería un espacio elemental, sin muchos objetos y que invitara al descanso. La casa en sí es muy bonita, con sus paredes de vidrio y madera. La naturaleza le da un aire campechano y los muebles parecen fundirse con la vegetación. Se crea un vínculo espontáneo con la naturaleza que nos brinda mucha comodidad. Las vistas que tenemos desde la casa son maravillosas y el aspecto de la casa desde la bahía también es espectacular”, dice Karen. 

La familia optó por un estilo de vida despojado, que privilegia los momentos vividos en familia y el contacto con la naturaleza. La casa es un mero pretexto para lo que realmente importa. Los objetos son los suficientes y tanto los sofás como las estanterías están empotrados en las paredes de pinos, estableciendo la sensación de unión. El empleo de la madera se traduce en un ambiente natural y el toque de un aura nórdica, el hygge, al que siempre se vuelve.
Foto: Danske Boligarkitekter.

Otros datos sobre la casa.

Tamaño: 133 m² de área construida.

Tipo: una planta.

Proceso: Elkiær estuvo a cargo de supervisar y liderar todas las etapas de construcción ejecutada por Partner Byg, la constructora elegida por la familia.

Materiales exteriores: revestimiento en cedro, ventanas de aluminio Ideal Combi, puertas plegables Solarlux. En la terraza, predomina el cedro trabajado.

Materiales interiores: el pino tratado al aceite reviste paredes y techo. En la cocina, de Kvik, se impone la mesa de comedor.

Alimentación: la casa está equipada con un sistema de calefacción central, incluyendo el piso, y que puede activarse a distancia por smartphone. El triple acristalamiento de ventanas permite que el calor producido por el horno a leña no se pierda.

Honorarios del arquitecto: R$ 75000*.

Precio total de la construcción: R$ 1 millón*.

 

* Prespuestos en fecha del 28/09/2017.

Los detalles de la puerta, también revestida de madera de pinus, ofrece homogeneidad y confort.
Foto: Danske Boligarkitekter.

 

Consulta todos los artículos de esta serie en el sitio web de Danske BoligArkitekter.

Facebook
Pinterest

Tags