Tendencia: azulejos estilo metro

El “subway tile”, o azulejo tipo metro como es más conocido, fue desarrollado especialmente para el metro de Nueva York a principios del siglo XX, procurando que fuera resistente, higiénico y que proporcionara buena luminosidad en los largos tramos subterráneos que cruzaban la ciudad. Su uso se extendió por toda la ciudad y la idea tuvo tal éxito que fue reproducida por otras metrópolis como Londres y París, que recién inauguraban el transporte.

Las tradicionales piezas esmaltadas de 10 x 20 cm no tardaron en exportarse a los hogares escandinavos, ya que su revestimiento simple y elegante poseía las mismas cualidades que buscaba la municipalidad de Nueva York: fácil de iluminar, fácil de limpiar y fácil de combinar con prácticamente todas las decoraciones, además de estar disponible en diferentes patrones.

Los azulejos vuelven a resurgir por su versatilidad y porque otorgan un aire contemporáneo a la vez que aluden a lo vintage de las primeras décadas del siglo pasado. Con su aspecto impactante, los azulejos tipo metro pueden combinarse con mármoles blancos, vajilla y metales, así como con objetos clásicos de decoración y muebles. Por eso incluso en áreas que no generan humedad dan mucho juego. Basta usar la creatividad. Se integra perfectamente en ambientes industriales, cementados o con baldosas hidráulicas.

Con madera

El aspecto limpio, muy blanco y luminoso y la madera en tonos claros marcan el tono de esta cocina, además de proporcionar la sensación de amplitud.

Foto: Decoist.

En el baño

Foto: Pinterest.

En distintas composiciones, el azulejo ofrece luminosidad a los baños pequeños. Con juntas y maderas en tonos oscuros, realzan la pared y remiten al estilo retro industrial, mientras que con rejuntes blancos mantienen el ambiente limpio.

Diferentes patrones

Las distintas versiones de los azulejos dan mucho juego, ¡dale rienda suelta a tu imaginación!
Foto: Pinterest.

Foto: Pinterest.

El diseño clásico también funciona de maravilla y crea un ambiente plácido:

Foto: Arquitrecos.

Combinados con diferentes texturas y colores, enriquecen el ambiente con un toque de personalidad sin menoscabar el conjunto armónico, tal como se aprecia en esta cocina en blanco y negro y madera de demolición.
Foto: Pinterest.

Atrévete con los colores

Otra característica importante de este tipo de revestimiento es su acabado esmaltado. Ya sea en blanco, una opción más segura, o en colores más atrevidos como el negro, el brillo ofrece una sensación de amplitud y protagonismo al ambiente, como en la cocina de este loft.
Foto: Pinterest.

Ahora bien, si te identificas más bien con el estilo clásico, el blanco tradicional es una apuesta segura con el que ganarás en efecto espacio y amplitud si lo mezclas con otros objetos blancos o transparentes.

Foto: Pinterest.

El blanco también tiene otra gran ventaja y es que te permite arriesgar con objetos y, por qué no, con muebles y acabados también:

Foto: História de Casas.

Foto: Habitíssimo.

Por último, toma nota de las reglas de oro

1. Aunque más frecuentes en cocinas y baños, los azulejos se encajan perfectamente en otros ambientes de la casa. Pero si te decantas por ellos, fíjate primero en tus muebles: asegúrate de que los detalles de las paredes respeten la armonía de la composición.

2. La cartilla de colores de los azulejos tipo metro no se restringe a un color. El blanco es el reflejo de lo que se estila en arquitectura urbana y es la alternativa más moderada, mientras que los demás colores son ideales para experimentar y realzar partes de los ambientes.

3. No te limites a usar dicho revestimiento solamente en paredes: la textura le da un toque de encanto a las encimeras del salón y cocina integrados, por ejemplo.

Sácale partido a toda su versatilidad y atemporalidad, sus diferentes colores y dimensiones, y personaliza tus futuros proyectos con esta tan codiciada joyita.

Facebook
Pinterest

Tags